el futuro que nos espera…

El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, ofreció a los periodistas hace un par de días el briefing de su campaña electoral con objeto de que éstos puedan seguirle y retransmitir o más bien comunicar todo lo que el candidato propone, afirma y asegura, como viene siendo habitual en las campañas políticas. En ellas, los medios de comunicación juegan un papel fundamental transmitiendo a la población las ideas, propuestas y mensajes de los diferentes candidatos.

A pocos días del comienzo de ésta y con las encuestas de intención de voto a su favor- con una gran ventaja- el equipo de comunicación de Rajoy no ha planeado realizar ningún encuentro con la prensa durante la campaña. No habrá ruedas de prensa, entrevistas, canutazos o encuentros con periodistas en general. Mítines, mítines y más mítines, en una ciudad, en otra y así sucesivamente… Eventos en los que se proyectarán los mensajes deseados rodeados de seguidores. Donde nadie planteará nada que pueda incomodar a ninguno de los presentes.

Únicamente podremos asistir a un cara a cara contra su principal oponente, Rubalcaba. Dicho encuentro se producirá a principios de la campaña. Muy a principios. De esta forma, si alguno de los dos se equivoca y tiene lugar alguna afirmación llamativa (recordemos el bonobús de Mariano en las últimas elecciones) siempre habrá tiempo para corregir, dejar que todo se olvide, que las aguas vuelvan a su cauce y continuar con lo suyo.

Resulta curioso observar la estrategia comunicacional del líder del PP, que parece estar basada en una filosofía en la que arriesgarse es un deporte de valientes… o de perdedores. Da la sensación de que se encuentra tan seguro de que va a ganar que no considera necesario casi ningún tipo de interacción con los ‘interlocutores’.  Mensajes unidireccionales para convencer y ganar, punto y final.

No es necesario ser muy inteligente para saber que, en la guerra, es mejor caminar por terreno seguro a paso lento que intentar correr mucho y nunca llegar. Ésta es la estrategia que sigue Rajoy. Dos candidaturas a Presidente de Gobierno le preceden y parece ser que en la tercera, por fin, será electo. Así, no resulta nada conveniente equivocarse ahora. En estos momentos es mejor ser discreto y llamar la atención únicamente en cosas positivas.

No obstante, nos olvidamos de que esto no es una guerra. Aquí habrá vencedores y vencidos pero ninguno de ellos resultará realmente perjudicado si algo sale mal. Los perjudicados serán todos aquellos a los que Rajoy no está dando, ni va a dar, ‘voz’ durante su campaña. Los afectados serán todos aquellos que están de acuerdo, que disienten, que comulgan o que tienen dudas sobre el futuro buen hacer del candidato. En definitiva, el pueblo. Ese pueblo que, para variar, se deja de lado.

 

enlaces interesantes:

http://politica.elpais.com/politica/2011/10/16/actualidad/1318723042_948659.html

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s