Por qué el sexo no es la solución

Hola, tengo una vagina disponible, puedes usarla desde este mismo instante” es lo que parecemos decir todas las algunas mujeres en algún momento de nuestra vida. Bien sea porque queremos demostrarnos a nosotras mismas que estamos en el mercado, porque nos ha dejado nuestra pareja, porque queremos encontrar al amor de nuestra vida, porque queremos seguir manteniendo a ese que creemos nuestro amor… Numerosas y variadas son las razones por las que muchas de nosotras nos rebajamos al status de vagina disponible. Lo peor es que no somos conscientes de los motivos  por los que actuamos así y mucho menos de todas las consecuencias que ello genera.

La disponibilidad vaginal parece ser un comportamiento aprendido por el que se entiende que “el macho” se siente atraído por la copulación. Así,  ofreciendo nuestra vagina conseguiremos enganchar al macho en cuestión. Este razonamiento, no siempre explícito, es consecuencia del principio machista de “El macho es primario y lo que le importa es el sexo, de este modo, si le ofrezco lo que quiere, se quedará conmigo”.

Sinceramente, creo que no hay nada más lejos de la realidad. Ni a los hombres lo único que les importa es el sexo. Ni nuestra vagina va a engancharlos para siempre. Ni nosotras necesitamos adoptar esta actitud para conseguir nuestros objetivos. Ni siquiera nos hará sentir mejor a largo plazo.

La actitud que adoptamos únicamente nos conduce a rebajarnos como personas y como género. Dejamos de valorar todas nuestras cualidades, aquellas que nos hacen interesantes, especiales, aquellas que atraen de verdad, para reducirnos a un mero “estoy aquí para ti y por eso te ofrezco mi vagina disponible”. Somos utilizables, moldeables a la voluntad del macho con tal de que descubra y valore lo que somos. Con tal de que se quede a nuestro lado.

La disponibilidad vaginal no se refiere solo al hecho en sí de la copulación. Es una actitud. Un servilismo, una hiperdisponibilidad en todos sus sentidos están incluidos en ella.

Utilizamos millones de excusas diferentes para justificarnos cuando nos encontramos en este punto. Desde a “así me querrá” hasta “hablando conmigo verá que soy simpática” pasando por todo tipo de ideas extrañas no siempre comprensibles. Todo ello sin saber que nadie se va a dar cuenta de nada hasta que nosotras no pongamos en valor aquello por lo que nos caracterizamos.

Sin embargo, el macho no siempre quiere reconocer todo aquello que le ofrecemos en el pack vaginal. Y digo quiere porque me resulta inverosímil que “no sean capaces” de reconocer determinado comportamiento. Hecho que les hace quedar siempre eximidos de culpa (cuando no, incluso sobrejustificado)-. El macho utiliza y deja a su antojo el servicio ofrecido.

Así, suele ser habitual que este tipo de estrategia no tenga el éxito esperado. De hecho, me atrevería a firmar que el fracaso tiene lugar en la gran mayoría de los casos. Lo que tiene como consecuencia principal que la vagina disponible no entienda por qué, pese a su ofrecimiento, el macho no haya querido quedarse con ella y que su autoestima empiece un descenso en caída libre no siempre fácil de frenar ni manejar.

No quiero culpar a nadie de ser una vagina disponible. Todas lo somos potencialmente. Lo escribo para dar la oportunidad de reconocer y corregir un comportamiento que no nos lleva a ningún lugar en el que realmente queramos estar.

Antes de finalizar, aclararé que la disponibilidad vaginal no es un comportamiento que, según mi punto de vista, represente al feminismo, ni a la empoderación de la mujer, ni nada por el estilo, sino todo lo contrario. Cuando la mujer quiere ser dueña de su sexualidad y de su vida amorosa, no se ofrece a los hombres cual vagina disponible, sino que busca un “pene utilizable”, un hombre con el que compartir su vida o lo que ella considere. Puede parecer similar pero el punto de vista es totalmente distinto y, por lo tanto, también la actitud adoptada. La mujer deja de posicionarse por debajo en la escala, sino que se queda al mismo nivel (como mínimo). Se valora, se quiere. Sabe quién es y qué quiere. Y he aquí, para mí, la verdadera independencia de la mujer.

Beshitos!

Pd. Nótese la diferencia entre “macho” y hombre.

Anuncios

4 thoughts on “Por qué el sexo no es la solución

  1. En primer lugar, decirte que me parece una buena reflexión a cerca de lo que la sociedad ha creado, una especie de relación entre hombres y mujeres cada vez más frustrante. El “pene dominante” es algo que se ve sin cesar en este mundo que vivimos, pero de igual modo creo que la “vagina pensante” cae fuerte y marca sus límites.

    Con ello me gustaría no marcar una diferencia entre hombres y mujeres porque todos sabemos que existe y que es una realidad que nos mira a la cara. Como futura psicóloga me gustaría hacer un poco una apreciación sobre la mujer objeto por decirlo de alguna manera.

    Cuando una mujer se encuentra atrapada en la relación con un hombre, digo atrapada porque quiero refirme al hecho de no poder salir o simplemente que su encuentro con los hombres no sea furtuito, sea porque siempre la caga o porque la eligen siempre para lo mismo…. Pienso que el problema viene de la propia mujer. Es decir, parece que el reflejo de mujer débil es algo que nos mira detenidamente, y para mi el estereotipo de princesas usadas ya comienza a pasar de moda… Yo por mi parte me ataño más a que las relaciones no son ni han sido tan fantásticas, puede ser solo sexo, amor o follar, no se llámalo como quieras. Cuando la persona se conoce a si misma, sus propios límites, sus propias metas y a ella en general es cuando encontrará lo que busca. En definitiva diría: “Conócete a ti misma y acertarás”

    1. Hola Eva,

      Totalmente de acuerdo contigo. Creo que no nos valoramos lo suficiente, sobre todo a edades tempranas (aunque también se encuentra en mas avanzadas). De hecho, considero que gran parte de esta minusvaloración se debe a la cantidad industrial de estereotipos que se nos meten desde pequeñas. El echarnos siempre la culpa, el tener que ser comprensivas por obligación y un montón de cosas más hacen que al final acabemos olvidándonos de quienes somos nosotras y de por qué merece la pena conocernos. Este post lo escribí pensando en aquellas personas que se olvidan de esa parte de ellas mismas y empiezan a ser eso, vaginas disponibles porque al final es lo que más “facilmente” se puede ofrecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s